No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Fernanda Gregorio

Una puritana describe cómo sabía que era él:

«Supe por qué me enseñó incansablemente las doctrinas de la gracia, me dio descanso espiritual en la soberanía de Dios, fue paciente ante mi ignorancia teológica y amoroso en la transmisión de la Santa Palabra de Dios.

Supe por qué fue a través de su vida, actuando del Santo Espíritu, que comprendí el poder de la oración y la importancia de su regularidad.

Supe por qué me mostró, a través de las Escrituras, cuánto el ser humano es depravado, corrompido e inmerecedor de la gracia de Dios, cambiando toda mi cosmovisión antropocéntrica.

Supe por qué fue él quien trajo seguridad para celebrar votos matrimoniales.

Me enteré por qué ahorró elogios físicos y usó demasiados elogios espirituales.

Supe porque, en tiempo y fuera de él, me enseñó los preceptos del Señor, fomentando al evangelismo, al culto doméstico y a practicar actos piadosos dentro del cuerpo de Cristo.

Lo supe porque confirmó en mí las maravillas de la sumisión graciosa, enseñándome a descansar en su liderazgo.

Me enteré por qué hizo realidad mis deseos maternales y me aseguro de que tengamos hijos de la alianza.

Supe porque era transparente y clamaba para que yo tuviera misericordia, porque afirmaba ser nada más que un pobre pecador.

Supe por qué amaba primero al creador del cosmos, y yo entendía por qué hablaba entusiasmo del rey del universo.

Supe por qué sabía exactamente lo que Cristo hizo por su iglesia, y por analogía, fue notable que él también se entregaría a mí.

Supe por qué fue Dios quien me envió a ese hombre que, primero, me rescató de las herejías, me instruyendo en el santo Evangelio, segundo, confirmó que la santificación y la pureza era posible, incluso en ese mundo caído, tercero, se hizo Eligió entregar a Dios una relación cristiana.

Lo supe porque antes no lo vi como un amor, lo vi como un hermano, un pecador. Y a través de eso comprendí que todos sus defectos eran redimidos por la sangre de nuestro Señor y Salvador, Cristo Jesús. Me enamoré y me entregué, irresistiblemente, a aquel que habitaba dentro de él, que tenía el poder de darle el temor a DIOS, la fidelidad matrimonial y la hombría para tratar a una pecadora, pero también frágil hija de Dios «.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.