No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Paul Washer

Jesús advirtió que no todos los que se declaran cristianos o que le confiesan como Señor entrarán en el reino del cielo (Mateo 7.21). De hecho, en el Día del Juicio, muchos serán horrorizados cuando se den cuenta de que estaban engañados y que Cristo nunca les conoció (Mateo 7.23). Este inquietante hecho nos lleva a una pregunta muy importante: ¿cómo podemos saber que verdaderamente hemos creído y que tenemos vida eterna?

La respuesta a esta pregunta está claramente revelada en las Escrituras que enseñan que los verdaderos discípulos de Jesucristo se conocerán por sus frutos (Mateo 7: 16,19). En otras palabras, hay evidencias observantes de la fe genuina. La salvación NO es el resultado de las obras, sino las obras son el resultado o evidencia de la salvación. Santiago escribe: “Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras … la fe sin obras está muerta” (Santiago 2: 18, 26).

La salvación es el resultado de la sobrenatural y recreadora obra de Dios a través del Espíritu Santo. Por esta razón, el Apóstol Pablo escribió, “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5: 17). Si verdaderamente hemos creído en Cristo, entonces, realmente somos nuevas criaturas con nuevos afectos que anhelarán conocer a Dios y agradarle. Si verdaderamente hemos creído en Cristo, comenzaremos a vivir una vida que crecientemente refleja la obra salvadora de Dios en nosotros. Eso no significa que la salvación es por fe y obras, o que tenemos que mantener nuestra salvación por medio de lo que hacemos. Más bien, significa que el nuevo nacimiento (Juan 3: 3,5) y la incansable obra santificadora de Dios en nuestras vidas (Efesios 2.10; Filipenses 1.6; 2:13) asegurarán que reflejaremos las evidencias de un hijo de Dios.

Como cristianos, tendremos grandes luchas con el pecado y todavía somos capaces de caer en pecado por un tiempo. Sin embargo, si verdaderamente somos renacidos por el Espíritu Santo, no podremos continuar en tal estado, sino que nos arrepentiremos y continuaremos creciendo en conformidad a Cristo. Esto es seguro porque el Dios que comenzó en nosotros la buena obra la perfeccionará (Filipenses 1:6)

Fragmento tomado de la lectura personal del administrador del Blog del folleto titulado “Una Breve explicación del Evangelio de Jesucristo y su aplicación al hombre” de Pablo Washer.

2 comentarios en «La certeza de la salvación- Paul D. Washer»
  1. hola buenas noche Dios me los bendiga a todos grandemente, quisiera saber si hay alguna donde me pueda congregar. que sea de la linea de ustedes. me llamo Odilio Castaneda vivo en Merylan MD. gracias por su ayuda mi numero de telefono es 8575408723

  2. hola hermanos Dios les bendiga saludo. perdonen busco una congregacion de su denominacion y lunea tendran una serca de merylan MD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.