No olvides compartir con tus amigos ....

Por: R. C. Sproul

En los últimos años, ha habido un renovado interés en la obra de Satanás. Hollywood nos ha dado una serie de películas para ir abriendo el apetito para lo satánico. Dentro de los círculos cristianos, ha surgido una preocupación por los ministerios de liberación. Algunos de estos ministerios de liberación han desarrollado una visión radicalmente extraña y no bíblica de la posesión y liberación demoníaca.

Por ejemplo, se nos dice que los demonios particulares causan pecados particulares. Dicen que hay un demonio del alcohol, un demonio de la depresión, un demonio del tabaco, y así sucesivamente. Otros dicen que podemos reconocer la salida de un demonio de un alma humana mediante una señal manifiesta que está vinculada a la cuestión concreta de la esclavitud. He escuchado las conversaciones grabadas de un conocido ministerio de liberación (cuyos nombres no mencionaré, para proteger a los culpables) en los que enseñan las señales de salida del demonio. Un suspiro, por ejemplo, indica la partida del demonio del tabaco. Puesto que el demonio del tabaco entra con la inhalación de humo, él se va con una exhalación audible. Del mismo modo, los vómitos pueden ser la señal de salida del demonio del alcohol. Hay demonios por cada pecado concebible. No sólo se deben ser exorcizados de cada uno de estos demonios, sino que hay procedimientos necesarios para evitar que regresen a diario.

No conozco ninguna forma amable de responder a este tipo de enseñanza. Es una tontería sin paliativos. En ninguna parte de la Sagrada Escritura se encuentra el más mínimo indicio de este tipo de diagnóstico demoníaco. Estas enseñanzas cruzan la línea en el ámbito de la magia y provocan daños graves a los creyentes que son engañados por ellos. Lamentablemente, demasiada preocupación con Satanás y los demonios significa que enfocamos menos nuestra atención en Cristo. Eso debe agradar a Satanás, y ciertamente no es agradable a Dios.

Las Escrituras indican que Satanás nos puede oprimir, atacarnos, tentarnos, calumniarnos y acusarnos. Pero un cristiano que está habitado por el Espíritu Santo no puede ser poseído por un demonio. Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad (2 Cor. 3:17). Si una persona habitada por el Espíritu Santo puede al mismo tiempo ser soberanamente controlado por un espíritu maligno, entonces nuestra redención no tiene sentido.

Todo este énfasis en Satanás y los demonios tiende a distraernos de otra amenaza muy real, nuestro propio pecado. Sí, hay un diablo. Hay demonios reales. Pero también existe la realidad del pecado. Satanás puede ser nuestro cómplice en el pecado continuo, pero no podemos dejar pasar la culpa y la responsabilidad por nuestro pecado con un demonio controlador. Nosotros no tenemos que ser poseídos por un demonio para emborracharnos. Hay suficiente maldad morando en nosotros para hacerlo todo por nosotros mismos. Nunca podremos decir: ‘El diablo me obligó a hacerlo.” Podemos decir que somos tentados, incitados, o seducidos por Satanás, pero no es que somos controlados u obligados por él.

Hay dos problemas graves con la perspectiva de que nuestros pecados son el resultado del control de los demonios. La primera es que cedemos a la tentación de tomar responsabilidad personal alguna por nuestros pecados. ¿Cómo podemos ser responsables si en realidad no somos capaces de resistirlo? En segundo lugar, somos atraídos a pensar que no tenemos poder sin la ayuda del ministro de liberación. Se nos anima a pensar que en realidad no somos culpables y que en realidad no tenemos esperanza sin un ministro con poderes especiales de liberación. Esto niega todo el concepto bíblico de la santificación. Sin duda, es anti-bíblico enseñar que no podemos llevar una vida agradable a Dios, a menos que algún supuesto experto en liberación este a nuestro lado. Por lo tanto, lo digo con toda la urgencia que los creyentes deben apartarse de aquellos que enseñan tales cosas. En efecto, debemos correr por nuestra vida espiritual.


Extracto del libro RC Sproul Pleasing God . Disponible ahora de la tienda Ligonier .

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

2 comentarios en «¿Estamos demasiado preocupados con los demonios? – R. C. Sproul»
  1. ¡Gloria a Dios! Por esta poderosa enseñanza, y es que el Verdadero Creyente, el Verdadero Evangelico Solo Depende del Sacrificio de Cristo, y Solo Clama Al Padre a traves de La Obra de Redencion de Jesucristo. El Verdadero Evangelico Solo Se Guia por El Espiritu Santo pues es morada y propiedad de El. Dios Consolador es El Espiritu Santo quien nos guia hacia toda Verdad, a toda aquella Enseñanza Extraida de La Santa Biblia, Enseñanza Sin Mancha de Pecado, Sin Manipulacion.

  2. 2TIMOTEO 1:7; Somos seres «INDEPENDIENTES Y CON DOMINIO PROPIO», significa que nosotros tomamos nuestras propias decisiones, sin la necesidad de consultar a Dios, por esas decisiones que tomamos, TAMBIÉN asumiendo las consecuencias que acarrean esa decisiones sin la posibilidad de culpar a Dios o «SUPUESTAS POTESTADES», u otras personas;
    Además las personas que «REALMENTE» están en Cristo, NO pasan por eventos con demonios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.