No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John MacArthur

Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa.  Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza.

Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” 1 Pedro 3:1-7

“Vosotros, maridos, igualmente…» ¿Quiere decir «lo mismo”? Vuelve a leer Efesios 5:21, Someteos unos a otros… esposas a los maridos, los maridos a las esposas. No significa someterse a la autoridad de la mujer, pero sí tener presente sus necesidades. Subordinar nuestro pequeño mundo y nuestra poca agenda para satisfacer las necesidades de la mujer que es nuestra esposa, aunque ella no sea cristiana. El versículo 7 dice: «Vosotros, maridos, igualmente”, usted tiene que comportarse con su esposa, igual que se comporta como empleado o como ciudadano»…

Pero ¿cuál es la responsabilidad de un esposo cristiano cuando él tiene una esposa no salva? Echar cerrojo a la situación y decir: «Voy a encontrar otra mujer cristiana”… ¿Cuál debe ser su actitud?

Tres cosas.

Ser considerado

«Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente”  Está en tiempo presente, constantemente, seguir viviendo con su esposa con entendimiento… ¿Qué quiere decir? Sensible a sus necesidades, sensible a sus sentimientos. Y creo que incluye el aspecto sexual. Se incluye la intimidad, porque conocer a alguien significa tener una relación íntima. ¿Te acuerdas, Caín conoció a su esposa y ella dio a luz un niño? Permanentemente usted debe vivir con su esposa, de la manera más íntima posible, sexual y emocionalmente. «Vivid» es la palabra sunoiken, que significa estar junto a alguien en la casa, la estancia íntima, estar cerca. Por cierto, esa misma palabra, sunoikenis, es usada en la Septuaginta para el coito. Así que Pedro está definitivamente hablando con connotaciones sexuales. Usted debe vivir con su esposa de una manera muy íntima, no aislarse de sus más profundas necesidades emocionales y físicas sólo porque ella no es cristiana. Usted debe cumplir con esto pacientemente. Lejos de abusar de ella o ignorarla o ser indiferente a ella, ha de ser sacrificado y sensible a esa mujer que no es salva. Usted debe ser cuidadoso. Usted debe ser respetuoso.

Francamente sería algo revolucionario en nuestra cultura, que un hombre se convierta al cristianismo y de repente se vuelva totalmente respetuoso, sensible y sentimental hacia su esposa que no quiere tener nada que ver con Cristo… Pues eso es exactamente lo que dice. En Efesios 5, dice que usted debe sustentarla, apreciarla, protegerla, mantener una intimidad y una sensibilidad profunda con ella.

Ser caballeroso

En segundo lugar hay que ser un caballero. Esa es una buena palabra vieja ¿no? ¿Qué dice en el versículo 7? «Dando honor a la mujer como a vaso más frágil”  ¿Qué quiere decir eso? Bueno, primero que todo, “más frágil” es una ventaja comparativa… pero es ¿qué? … ¿Débil?… Si tú eres débil, ella es más débil. ¿A qué se refiere? Física, emocional, natural… una mujer es físicamente más débil. Ella debe ser protegida, ella debe ser provista, ella debe ser nutrida, ella debe ser apreciada. Por lo tanto, los maridos que tienen una esposa no salva, deben mantener una profunda intimidad con ella, ser sensible a todas sus necesidades y entender que ella necesita su protección y su disposición.

Compañerismo

Tercera palabra, el compañerismo. “Como a coherederas de la gracia de la vida.» ¿Cuál es la gracia de la vida? No es la vida eterna, no es la gracia salvadora. Gracia significa simplemente un regalo. ¿Cuál es el mejor regalo que la vida tiene para ofrecernos? El matrimonio, que es el regalo de la gracia de Dios a todo el mundo. Son herederos juntos. Esa es una declaración muy importante. Él no está hablando espiritualmente aquí, él está hablando maritalmente. Sabemos que él está hablando de una mujer no creyente porque él dice: «ustedes, maridos, igualmente,» y que lo enlaza a 3:1, donde tienes un cristiano en un entorno de personas no salvas, como en 1 Pedro 2:18, 2:12 y 2:13 Así que él está diciendo: «Mire, usted tiene que vivir con ella como coheredera de la gracia de la vida … cultivar el compañerismo, la amistad, la respeto como herederos de la gracia de la vida, superando lo mejor que la vida tiene para ofrecerles» Esto requiere de compañerismo, colaboración, comunión…

Así que dice: Maridos, hagan esto. Si usted no es considerado, no es caballeroso, no es un compañero, mire al final del versículo 7: Tus oraciones… ¿qué?… no tengan estorbo». ¿Él está orando por qué? Por la salvación de su esposa. Sin embargo, la oración va a ser obstaculizada si no la trata de esta manera, con una profunda intimidad, con una gran protección y provisión, con amistad y compañerismo. Si hace esto sus oraciones no tendrán estorbo.

Entonces, ¿Cómo usted puede ganar su esposa que no es salva? Viva una vida cristiana ejemplar, así de simple…. Ya sea que esté en el gobierno, sea un buen ciudadano; o en el trabajo, sea como si trabajara por cuenta propia; en el hogar, sea como si fuera un socio de esa unión, el papel es siempre el mismo… que usted proyecte el patrón ordenado por Dios en todas sus relaciones sociales y vívalas al máximo para agradar a Dios y pueda ser un testimonio donde quiera que esté para que otros Le glorifiquen también.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Un comentario en «¿Cómo ganar a su cónyuge no creyente?(Parte II) – John MacArthur»
  1. Hola, mi nombre es Ana, tengo 35 años y estoy comprometida con un hombre de 46 años, no estamos casados solo convivimos, tenemos un bb de 7 meses yo soy cristiana el sabe que lo soy, sé que hice las cosas mal ahora no se cómo convertirlo y casarnos, quisiera ayuda.
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.