No olvides compartir con tus amigos ....

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que es la capa de células que reviste el estómago por dentro protegiéndolo de la acidez de los jugos gástricos. Aunque no es correcto, es frecuente que el término gastritis sea utilizado como sinónimo de dispepsia (dolor o molestias en el abdomen superior, así como síntomas de quemazón, presión o plenitud relacionados muchas veces, aunque no necesariamente, con las comidas). 

Los síntomas son muy variables, ya que cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los más frecuentes son malestar o dolor de estómago, náuseas, vómitos, eructos, ardor, o presencia de sangre en el vómito o en las heces.

Algunos casos de gastritis pueden tratarse en casa con remedios sencillos. Existen muchos factores que pueden causar la recaída de la gastritis. Estos incluyen:

  • consumo excesivo de alcohol
  • uso de analgésicos por un período prolongado
  • la bacteria Helicobacter pylori (H.pylori)
  • infecciones
  • estrés

Aunque existen casos en los que el tratamiento médico es necesario para tratar la gastritis, muchas personas consideran que pueden manejar los síntomas en casa.

Consejos:

1. Seguir una dieta antiinflamatoria

La gastritis se refiere a la inflamación del recubrimiento del estómago, así que consumir una dieta que ayude a minimizar la inflamación puede proporcionar alivio con el tiempo. Sin embargo, la investigación no ha demostrado de manera concluyente que comer una dieta determinada causa o previene la gastritis.

Al tener un diario de los alimentos, las personas pueden identificar cuáles activan sus síntomas. Entonces, pueden empezar a reducir la ingesta o a evitar ciertos alimentos por completo.

Los alimentos que comúnmente contribuyen a la inflamación son:

  • alimentos procesados
  • gluten
  • alimentos ácidos
  • productos lácteos
  • alimentos dulces
  • alimentos picantes
  • alcohol

2. Tomar un suplemento de extracto de ajo

Una investigación sugiere que el extracto de ajo puede ayudar a reducir los síntomas de gastritis. Triturar el ajo crudo y comerlo también puede funcionar bien.

Si a una persona no le gusta el sabor del ajo crudo, puede probar picarlo y comerlo con una cucharada de mantequilla de maní o envuelto en un dátil deshidratado. El sabor dulce de la mantequilla de maní o el dátil ayudarán a cubrir el sabor del ajo.

3. Probar los probióticos

Los probióticos pueden ayudar a mejorar la digestión y estimular las deposiciones. Los suplementos probióticos introducen bacterias buenas al tracto digestivo, lo que puede ayudar a detener la propagación de la H. pylori.

Comer alimentos que contienen probióticos también puede mejorar los síntomas de la gastritis. Estos alimentos incluyen:

  • yogur
  • kimchi
  • kombucha
  • col fermentada
  • kéfir

4. Beber té verde con miel de manuka

Un estudio demostró que tomar té verde o negro, al menos una vez a la semana, podría reducir significativamente la prevalencia de H. pylori en el tracto digestivo.

La miel de manuka también puede ser de beneficio, ya que contiene propiedades antibacteriales que ayudan a contrarrestar la infección.

Algunas personas creen que tomar solo agua tibia puede aliviar el estómago y ayudar con la digestión.

La miel de manuka está disponible en tiendas de medicamentos y en línea.

5. Usar aceites esenciales

Se determinó que los aceites esenciales, como hierba de limón (citronela) y verbena limón, ayudan a aumentar la resistencia a la H. pylori en pruebas de laboratorio.

Otros aceites que pueden tener un efecto positivo en el sistema digestivo incluyen la menta, el jengibre y el clavo.

Los aceites esenciales no deben ingerirse y siempre deben diluirse con un aceite portador si se aplica en la piel.

Es posible que las personas deseen usar los aceites en un difusor o consultar con un médico sobre cómo usarlos con cuidado para ayudar a aliviar la gastritis.

Es importante notar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) no regula los aceites esenciales o la medicina alternativa.

6. Comer alimentos más ligeros

Comer comidas abundantes con muchos carbohidratos puede exigir demasiado al sistema digestivo de una persona y agravar la gastritis.

Comer comidas pequeñas regularmente en el transcurso del día puede ayudar a facilitar el proceso digestivo y reducir los síntomas de la gastritis.

7. Evitar fumar o usar demasiados analgésicos

Fumar puede dañar el recubrimiento del estómago de una persona y también incrementa el riesgo de una persona de desarrollar cáncer de estómago.

Tomar demasiados analgésicos de venta libre, como la aspirina o ibuprofeno, también puede dañar el recubrimiento del estómago y empeorar la gastritis.

8. Reducir el estrés

El estrés puede ocasionar ataques de gastritis, por lo que reducir los niveles de estrés puede ser una manera efectiva de ayudar a manejar la condición.

Las técnicas para controlar el estrés incluyen:

  • masaje
  • ejercicios de respiración
  • paseos.
  • lectura.
  • oración

9. Plantas que puedes utilizar:

  •  Aloe vera

En la medicina popular, el gel de esta planta se emplea por vía oral para el tratamiento de la gastritis y las úlceras gastroduodenales1. Posee acción cicatrizante, antiinflamatoria, antiulcerosa y moduladora del sistema inmune.

  •  Regaliz

Destaca por su efecto antiulceroso y protector de la mucosa gástrica. Esto se debe a que reduce la producción de secreciones y aumenta la del moco que protege el tubo digestivo.

  •  Manzanilla

Tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, las cuales se relacionan con el cuidado del sistema digestivo. Tradicionalmente, suele usarse para tratar desde el dolor de estómago hasta los gases.

Cuándo visitar a un médico

Las personas con gastritis deben consultar a un médico si:

  • experimentan un ataque de gastritis que dura más de una semana
  • vomitan los alimentos
  • tienen sangre en las heces
  • Un médico hará preguntas, realizará un examen y posiblemente pedirá ciertas pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.