No olvides compartir con tus amigos ....

Por: KEVIN DEYOUNG

A medida que nos acercamos al final del año, muchos de nosotros nos tomaremos tiempo para reflexionar en las diferentes áreas de nuestra vida. No hay nada mágico en dar la vuelta a una página en el calendario. Sin embargo, el cambio de diciembre a enero nos lleva a pensar acerca de lo que es en verdad importante. Estoy muy a favor de esta pequeña muestra de gracia común. 

Algunos de nosotros nos planteamos nuevas metas de ejercicio. Algunos de nosotros vamos a encontrar el plan de lectura de la Biblia apropiado para el próximo año. Algunos de nosotros nos enfocaremos en un nuevo calendario de memorización bíblica. Todas estas cosas son importantes (en especial las últimas dos). Permíteme sugerir un plan más para el final de año: revisa tu matrimonio. 

Como pastor, he visto muchos matrimonios batallar (o fracasar) a lo largo de los años. La iglesia usualmente es muy buena para acercarse a las parejas que están pasando por problemas maritales para estar con ellos, aconsejarlos, y consolarlos. En lo que puede que no seamos tan buenos es en ayudarnos unos a otros antes de que los problemas se conviertan en algo serio. Necesitamos un lugar en la iglesia donde podamos ayudar a los matrimonios, pero también necesitamos revisiones periódicas.

Aquí hay 15 preguntas para ayudarte a ti y a tu cónyuge a tomar la temperatura relacional de su matrimonio: 

  1. ¿Qué tan seguido se ríen juntos?
  2. ¿Cuándo fue la última vez que tuvieron una conversación significativa sobre algo a parte de sus horarios o sus hijos?
  3. ¿Alguna vez ponemos música y cantamos y bailamos, y nos comportamos de maneras absurda?
  4. ¿Cuántas veces en el último mes hemos orado juntos o leído la Biblia juntos?
  5. ¿Nos agarramos de las manos?
  6. ¿Se ha enfriado nuestra intimidad física, ha sido infrecuente, o una fuente de mucha presión y estrés?
  7. ¿Cuándo fue la última vez que dijimos “lo lamento” o “te perdono”? 
  8. ¿Cuándo fue la última vez que dijimos “gracias” por cosas regulares y ordinarias como la preparación de la cena, lavar los platos, pagar los recibos, arreglar el auto o doblar la ropa?
  9. ¿Cuándo fue la última vez que dijiste (¡alegremente!), “¿cómo puedo ayudarte esta semana?” (genuinamente)? 
  10. ¿Cuándo fue la última vez que nos sorprendimos unos a otros con un regalo, una nota, o una cita?
  11. ¿Nos hemos gritado uno al otro en el último mes?
  12. ¿Estamos más emocionados por pasar tiempo con alguien del trabajo, la iglesia, o el gimnasio que pasar tiempo solo nosotros dos?
  13. ¿Cuándo pasamos tiempo en la casa, solo los dos, está la televisión siempre en el fondo? 
  14. ¿Hay ofensas o pecados que necesitamos decirnos unos a otros? 
  15. ¿Cómo puede el amor de Dios el Padre, la gracia de nuestro Señor Jesucristo, y la comunión del Espíritu Santo moldear nuestra vida juntos en esta etapa del matrimonio? 

No es una lista de preguntas perfecta, en definitiva no es una lista exhaustiva. Pero, quizá es un buen comienzo. La gracia de Dios en el matrimonio fluye mejor cuando hablamos juntos. 

Tomado de The Gospel Coalition.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.