No olvides compartir con tus amigos ....

Por John MacArthur

El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; y por eso el santo Niño será llamado Hijo de Dios. (Lucas 1:35)

¿Qué significa este título, «Hijo de Dios»? Significa nada menos que lo obvio: Jesús tiene la misma esencia que Dios.

Tómame a mí como ejemplo: Soy hijo de mi padre. Llevo sus características y su naturaleza; está en mi ADN. Soy el producto genético de mi padre. Entonces, si Jesús es el Hijo de Dios, Jesús es de una misma esencia con Dios. Él mismo es plenamente Dios. Lea lo que dice Hebreos 1:3:

Y Él es el resplandor de su gloria y la representación exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas con la palabra de su poder. Cuando hizo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas.

Jesús es el resplandor de la gloria de Dios y la imagen misma de la naturaleza de Dios.

El mismo Jesús lo afirmó a menudo. Dijo que tenía derecho a hacer lo que quisiera en sábado, porque Él, como Dios, era el Señor del sábado (Marcos 2:28). Dijo que Él y Su Padre eran uno (Juan 10:30). Dijo: «El que me ha visto a mí ha visto al Padre» (Juan 14:9).

En todo sentido, Jesús es Dios. Por eso Elizabet le dice a María en Lucas 1:43: «¿Y cómo me ha sucedido que la madre de mi Señor venga a mí?». María no era sólo la madre de un bebé normal. Era la madre del mismo Señor. Y así se anuncia a los pastores el nacimiento de Jesús:

Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor. (Lucas 2:11)

De hecho, cuando un ángel vino a hablar con José, citó una profecía de Isaías

«He aquí que la virgen quedará encinta y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel», que traducido significa «Dios con nosotros». (Mateo 1:23)

Esto se expresa aún más claramente en las epístolas, como en las palabras de Pablo a los filipenses

Tened esta actitud en vosotros que también tuvo Cristo Jesús, el cual, existiendo en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando la forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres. (Filipenses 2:5-7)

Esta creencia está en el corazón de nuestra fe cristiana: Jesús es Dios. Los que escribieron los grandes himnos de Navidad lo saben. Nuestros villancicos lo celebran:

Alegría para el mundo, el Señor ha venido.

Venid a adorar de rodillas a Cristo, el Señor.

Cristo adorado por el cielo más alto, Cristo el Señor eterno.

Velado en carne la divinidad ve, saluda la deidad encarnada.

Pero en la calle oscura brilla la luz eterna.

Oh, ven con nosotros, permanece con nosotros, nuestro Señor, Emmanuel.

Palabra del Padre ahora en carne apareciendo.

Este asombroso niño es Dios descendió a la Tierra. Pero este niño no es sólo Dios; también es hombre.

Aunque fue concebido de forma sobrenatural, después de ese momento todo siguió el curso natural. Hubo un desarrollo normal, de nueve meses, de esa pequeña vida en el vientre de María hasta que dio a luz. Y fue un nacimiento normal, como el de cualquier otro niño. Se trata de un niño verdaderamente humano.

Pero cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para que redimiera a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos la adopción como hijos. (Gálatas 4:4)

El niño nació como nacen todos los humanos. Y creció físicamente como crecen todos los niños (Lucas 2:40). Jesús sabe lo que es ser humano, porque lo ha experimentado de primera mano. Por eso es un sumo sacerdote adecuado:

Por lo tanto, era necesario que se asemejara a sus hermanos en todo, para llegar a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en lo que respecta a Dios, para hacer propiciación por los pecados del pueblo.

Porque habiendo sido Él mismo tentado en lo que padeció, es capaz de socorrer a los que son tentados. (Hebreos 2:17-18)

Jesús tuvo que ser hecho como sus hermanos en todo. Experimentó hambre y sed. Experimentó la fatiga. Durmió. Aprendió. Creció. Amó. Se asombró, se alegró y se indignó. Lloró. Ejerció la fe. Leyó las Escrituras y rezó. Sintió dolor. Sangró y murió.

Jesús no era una aparición, ni una entidad espiritual. Era uno de nosotros. Era plenamente Dios, y también era plenamente hombre. Y debido a que este niño era tanto Dios como hombre, veremos en la próxima entrada que era un niño de santidad y poder.

Esta entrada está basada en un sermón que el Dr. MacArthur predicó en 1998, titulado «El niño más grande jamás nacido».

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Un comentario en «Un niño tanto Dios como hombre – John MacArthur»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.