No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Teología sana.

Génesis 28:15

Date cuenta de que yo estoy contigo. Yo te protegeré por dondequiera que vayas, y volveré a traerte a esta tierra. No te dejaré ni un momento, hasta que haya hecho lo que te he dicho» (Gé 28:15).

Éxodo 14:14

Quédense tranquilos, que el Señor peleará por ustedes (Éx 14:14).

Deuteronomio 1:30

El Señor su Dios va delante de ustedes, y él peleará por ustedes, como antes vieron que lo hizo por ustedes en Egipto (Dt 1:30).

Deuteronomio 3:22

No les tengan miedo, porque el Señor su Dios es quien pelea por ustedes (Dt 3:22).

Deuteronomio 33:29

¡Bienaventurado tú, Israel! ¿Quién como tú, pueblo que el Señor ha rescatado? El Señor es tu escudo y tu socorro; ¡es la espada de tu triunfo! Tus enemigos serán humillados; ¡tú aplastarás sus lugares altos! (Dt 33:29).

Salmos 3:3

Pero tú, Señor, me rodeas como un escudo; eres mi orgullo, el que sostiene mi vida (Sal 3:3).

Salmos 7:10

Dios es mi escudo; él salva a los rectos de corazón (Sal 7:10).

Salmos 16:1

Cuídame, oh Dios, porque en ti confío (Sal 16:1).

Salmos 17:8

¡Cuídame como a la niña de tus ojos! ¡Escóndeme bajo la sombra de tus alas! (Sal 17:8).

Salmos 18:2

Mi Señor y Dios, tú eres mi roca, mi defensor, ¡mi libertador! Tú eres mi fuerza y mi escudo, mi poderosa salvación, mi alto refugio. ¡En ti confío! (Sal 18:2).

Salmos 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién podría yo temer? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿quién podría infundirme miedo? (Sal 27:1).

Salmos 31:3

Ciertamente, tú eres mi roca y mi castillo; guíame; encamíname por causa de tu nombre (Sal 31:3).

Salmos 32:7

¡Tú eres mi refugio! ¡Tú me libras de la angustia! ¡Tú me rodeas con cánticos de libertad! (Sal 32:7).

Salmos 46:1

Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en todos los problemas (Sal 46:1).

Salmos 46:11

¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob! (Sal 46:11).

Salmos 61:3

Porque tú eres mi refugio, ¡eres fuerte torre que me protege del enemigo! (Sal 61:3).

Salmos 62:6

Sólo Dios es mi salvación y mi roca; porque él es mi refugio, no resbalaré (Sal 62:6).

Salmos 71:3

¡Sé para mí una roca de refugio, en donde siempre pueda resguardarme! Sólo tú puedes decretar mi salvación, porque tú eres mi roca y mi fortaleza (Sal 71:3).

Salmos 91:4

El Señor te cubrirá con sus plumas, y vivirás seguro debajo de sus alas.¡Su verdad es un escudo protector! (Sal 91:4).

Salmos 91:7

A tu izquierda caerán mil, y a tu derecha caerán diez mil, pero a ti no te alcanzará la mortandad (Sal 91:7).

Salmos 94:22

Pero tú, Señor, eres mi refugio; eres mi Dios y la roca en que confío (Sal 94:22).

Salmos 119:114

Tú eres mi escondite; eres mi escudo; en tu palabra he puesto mi esperanza (Sal 119:114).

Salmos 121:3

El Señor no dejará que resbales; el que te cuida jamás duerme (Sal 121:3).

Salmos 121:5

El Señor es tu protector;el Señor es como tu sombra: ¡siempre está a tu mano derecha! (Sal 121:5).

Salmos 121:7

El Señor te librará de todo mal; el Señor protegerá tu vida (Sal 121:7).

Proverbios 18:10

El nombre del Señor es una fortaleza a la que el justo acude en busca de ayuda (Pr 18:10).

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.