No olvides compartir ...

Por: John MacArthur

La Iglesia católica fomenta los conceptos de pecados mortales y veniales. Supuestamente, los pecados mortales desembocan en la muerte espiritual del alma. Son pecados intencionales y graves como el asesinato, el adulterio y la fornicación. Si una persona muere con un pecado mortal sobre su alma, está perdida para siempre. El remedio para un pecado mortal es el sacramento de la penitencia, que restaura su relación con Dios. Un pecado venial es un pecado menor o perdonable que no rompe la comunión con Dios ni desemboca en la separación eterna de Dios. Por ejemplo, aunque la difamación intencional es un pecado mortal, la persona que dice algo desagradable en el momento, sin reflexionar mucho, podría ser culpable de un pecado venial.

La Biblia no ratifica las ideas católico romanas de pecados mortales y veniales ni del contexto sacramental y penitente en el que se entienden. Todos los pecados establecen una culpa legal y, sin fe en Cristo, los pecadores son dignos de la separación eterna de Dios. Ambas categorías de pecados mortales y veniales operan dentro de una visión incorrecta de la salvación, en el que la justificación se considera un proceso durante el cual una persona puede cometer ciertos pecados que la eliminan de tener una relación con Dios, mientras que otros pecados no la perjudican.

El punto de vista bíblico es que en el momento de la fe salvadora, el cristiano es declarado justo por la justicia imputada de Cristo (Ro. 4:3-5). Se perdonan todos los pecados, de forma que nada pueda separar al cristiano de la comunión con Dios (Ro. 8:1, 38-39). Además, la idea católicorromana de la penitencia meritoria, como algo necesario para la eliminación de un pecado mortal, es un error que ataca a la suficiencia del sacrificio expiatorio de Jesús por el pecado. En lugar de mirar a sus propios actos de penitencia, el cristiano recurre al sacrificio de Cristo como pago completo por la totalidad de su pecado (He. 10:10-18).

Fragmentos tomados de Teología sistemática de John MacArthur p. 479 -480


Siga leyendo …


No olvides compartir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos