No olvides compartir con tus amigos ....

Por: George Müller (1805 – 1898)

No temas, cree solamente”. (Marcos 5:36 RVR)

A medida que somos capaces de confiar en Dios y afirmamos en nuestro corazón la creencia de que Él puede y está dispuesto a ayudar a todos los que confían en Jesús para salvación, y en todos los demás asuntos que son para la gloria divina y para el bienestar humano, en esa misma medida tenemos calma y paz en nuestros corazones.

Perdemos nuestra paz y estamos en problemas cuando en la práctica permitimos que la fe en su poder y en su amor se vaya. Recuerde que el tiempo apropiado para que la fe obre es cuando cesa de obrar la vista. Mientras más grandes sean las dificultades, más fácil se hace para la fe. Mientras subsistan ciertas expectativas de ayuda humana, la fe no actuará con la facilidad con que lo hace cuando fallan todas perspectivas.

Mientras subsistan ciertas expectativas de ayuda humana, la fe no actuará con la facilidad con que lo hace cuando fallan todas las perspectivas.

Todos los hijos de Dios, sin importar su posición en el mundo o en la iglesia, deben poner su confianza en Dios para todo lo relacionado con su cuerpo, su alma, sus negocios, su familia, su posición en la iglesia, su servicio a Dios, etc. Y es imposible, al hacerlo, no disfrutar de la bendición resultante. El primer resultado es la paz de Dios que guarda nuestros corazones y nuestras mentes como si fueran una guarnición militar, y el segundo es una verdadera libertad en la relación con las circunstancias, los tiempos, los lugares y las personas.

La fe se remonta por encima de las circunstancias. Ni la guerra, ni el fuego, ni el agua, ni el pánico empresarial, ni la pérdida de los amigos, ni la muerte, la pueden afectar. Ella sigue firme su curso, triunfa sobra todas las dificultades. Y en las grandes dificultades opera más fácilmente. Los que confían de veras en Dios porque conocen el poder de su brazo y el amor de su corazón demostrados en la muerte y resurrección de su Hijo unigénito, reciben ayuda no importa cuán grandes sean sus pruebas y dificultades.

Padre Celestial, ayúdame para que mi fe se levante hoy por encima de las circunstancias. No importa lo que venga a mi vida, confío en el poder de la resurrección de tu Hijo y lo veo sentado a tu diestra. Fortaléceme para que yo me mantenga firme en tu inmutable amor. Amén

George Müller (1805 – 1898): fue un predicador y misionero ingles nacido en rusia, destacado por su obra en favor de los niños desamparados. Supervisó la construcción de cinco grandes orfanatos-que aún se conservan en Ashley Downs, Bristol – dando alojamiento a miles de niños.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Un comentario en «Una fe triunfante – George Müller»
  1. gracias por su trabajo en favor dela salud espiritual del pueblo del Señor. Les animo a no desmayar en estos tiempos peligrosos pero de gran emoción espiritual. Pues queda poco tiempo para hacer la obra de Mi Señor. Josué 1:9. Un abrazo Pastor Edgardo Hernández Col.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.