No olvides compartir con tus amigos ....

Por: David Wilkerson

Déjame decirte cómo y dónde Pablo produjo sus epístolas. Él las escribió en las oscuras celdas de la prisión. Las escribió después de haber sido azotado o de haber sobrevivido a otro naufragio. Estaba íntimamente familiarizado con las dificultades y el sufrimiento.

Pablo sabía que toda la verdad y la revelación que él enseñaba provenían del campo de batalla de la fe, y él  se regocijaba en sus aflicciones por causa del evangelio. Él dijo: “Ahora puedo predicar con toda autoridad a cada prisionero que ha sido encerrado sin esperanza, a todos los que alguna vez han mirado a la muerte a la cara. El Espíritu de Dios me está convirtiendo en un veterano probado para que pueda decir su verdad a todos los que tengan oídos para oír“.

Si estás pasando por dificultades, Dios no te ha entregado al poder de Satanás. No, él está permitiendo tu prueba porque el Espíritu Santo está realizando una obra invisible en ti. La gloria de Cristo se está formando en ti por toda la eternidad. Nunca obtendrás la verdadera espiritualidad de alguien o de algo más. Si vas a saborear la gloria de Dios, tendrá que llegar a ti justo donde te encuentras en tus circunstancias actuales, agradables o desagradables.

Creo que uno de los grandes secretos de la espiritualidad de Pablo fue su disposición a aceptar cualquier condición en la que se encontrara sin quejarse. Él escribe: “He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:11-13).

Pablo estaba diciendo: «No trato de protegerme de mis circunstancias desagradables. No le ruego a Dios que las alivie. Al contrario, las abrazo. Sé por mi historia con el Señor que él está haciendo algo eterno en mí».

Nuestra parte en cada prueba es confiar que Dios nos dará todo el poder y los recursos que necesitamos para encontrar contentamiento en medio de nuestro sufrimiento. Por favor, no me malinterpretes. Tener «contentamiento» en nuestras pruebas no significa que las disfrutemos. Simplemente significa que ya no tratamos de protegernos de ellas. Tenemos contentamiento de quedarnos quietos y soportar cualquier cosa que se nos dé porque sabemos que nuestro Señor nos está haciendo conformes a la imagen de su Hijo.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.