No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Paul Washer

Las Escrituras enseñan claramente que todos los que han pecado están bajo la maldición de la ley. Para salvarnos, el Hijo de Dios se hizo hombre, cargó nuestra culpa, y se hizo maldición en nuestro lugar.

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. (Gálatas 3:10 RV 1960)

La frase, “Porque todos los que dependen de las obras de la ley”, es una referencia a aquellos que están dependiendo en su propia virtud moral, su justicia personal u obediencia a la ley de Dios para ser aceptados delante de Dios. Las Escrituras declaran que todos esos individuos están bajo maldición porque la ley requiere de una obediencia perfecta e intacta que ningún hombre ha logrado jamás. La palabra “maldición” viene de la palabra griega katára, que también puede ser traducida como “imprecación” o “execración”. Denota una denuncia violenta de algo o alguien con intenso disgusto, aversión, y odio.

Desde la perspectiva del cielo, aquellos que quebrantan la ley de Dios son viles y dignos de toda aversión; ellos están debidamente expuestos a la venganza divina y devotos a la destrucción eterna. Aunque un lenguaje como este es ofensivo para el mundo y hasta para muchos que se consideran cristianos, es un lenguaje bíblico y debe ser declarado.

Si por “etiqueta” nos negamos a explicar e ilustrar estas duras verdades de la Escritura, entonces Dios no será visto como santo, el hombre no entenderá su horrible predicamento, y el precio pagado por Cristo nunca será  verdaderamente apreciado. A menos que comprendamos lo que significa que un hombre esté bajo maldición divina, nunca entenderemos lo que significó para Cristo hacerse maldición por nosotros. ¡Nunca entenderemos completamente el horror y la belleza de lo que fue hecho por nosotros en el Calvario!

Tomado de “Descubriendo el glorioso evangelio” de Paul Washer pág. 45

LEA ADEMÁS → ¿Dios ama al pecador, pero aborrece su pecado? – Paul Washer

MÁS MATERIALES DE PAUL WASHER → CLICK AQUÍ.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.