No olvides compartir con tus amigos ....

Por: John MacDuff (1818-1895)

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10

La presencia divina es la fuerza del creyente en la debilidad, su apoyo en el sufrimiento y su consuelo en la hora de la muerte.

La bendita seguridad: «Yo estoy contigo», es suficiente para animar cada escena y endulzar cada condición. Su realización abre manantiales de alegría en los tristes yermos de este mundo desértico.

La presencia divina disipa la oscuridad más espesa, calma la angustia de la aflicción más aguda, y aligera la mayor carga de pobreza y sufrimiento.

Lector, anímate de poseer un sentido permanente de esta gran verdad: ¡Que el ojo de Dios está sobre ti! Estés donde estés y hagas lo que hagas, el Señor siempre está delante de ti. Teniéndolo a tu mano derecha, cualesquiera que sean las dificultades y peligros que puedan rodear tu camino, no serás conmovido.

«He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:20).

LEA TAMBIÉN Dios es glorificado en nuestras aflicciones

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.