No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Martin Lutero

Cuando Martin Lutero estaba lidiando con la Peste Negra, escribió:

“Le pediré a Dios misericordiosamente que nos proteja. Luego fumigaré, ayudaré a purificar el aire, administraré la medicina y la tomaré. Evitaré lugares y personas donde mi presencia no sea necesaria para no contaminarme y, por lo tanto, infligir y contaminar a otros y así causar su muerte como resultado de mi negligencia. Si Dios quisiera llevarme, seguramente me encontrará y he hecho lo que esperaba de mí, por lo que no soy responsable ni de mi propia muerte ni de la muerte de los demás. Sin embargo, si mi vecino me necesita, no evitaré el lugar o la persona, iré libremente como se indicó anteriormente. Mira, esta es una fe tan temerosa de Dios porque no es descarada ni imprudente y no tienta a Dios.

Pero si alguien está tan aterrado y abandona su vecino en su dificultad, si alguien es demasiado tonto como para no tomar precauciones, pero agrava el contagio, entonces el demonio ha alcanzado su punto máximo y muchos morirán.

Como hemos aprendido, todos tenemos la posibilidad de evitarnos la enfermedad con nuestras mejores habilidades, porque Él ordenó cuidar, proteger y nutrir el cuerpo, para que no nos expongamos innecesariamente”.

Martin Lutero, «Obras Completas» Vol. 43, pág. 132

LEA TAMBIÉN Carta de Spurgeon en plena pandemia de influenza.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Un comentario en «Martín Lutero y la pandemia de peste negra»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.