No olvides compartir con tus amigos ....

Por: R. C. Sproul

Todos hemos escuchado a los evangelistas citar de Apocalipsis: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.” (Apocalipsis 3:20). Por lo general, el evangelista aplica este texto como un llamamiento a los inconversos, diciendo: “Jesús está llamando a la puerta de su corazón. Si abres la puerta, entonces Él entrará.” En el dicho original, sin embargo, Jesús dirigió sus observaciones a la iglesia. No era un llamamiento evangelístico.

¿Y entonces? El punto es que la búsqueda es algo que los incrédulos no hacen por su cuenta. El incrédulo no buscará. El incrédulo no llamará. Buscar es la función de los creyentes. Jonathan Edwards dijo: “La búsqueda del Reino de Dios es el objetivo principal de la vida cristiana”. Buscar es el resultado de la fe, no la causa de ella.

Cuando nos convertimos a Cristo, usamos el lenguaje del descubrimiento para expresar nuestra conversión. Hablamos de encontrar a Cristo. Podemos tener calcomanías que leen, “Lo encontré.” Estas declaraciones son verdaderas. La ironía es esta: Una vez que hemos encontrado a Cristo, no es el fin de nuestra búsqueda sino el principio. Por lo general, cuando encontramos lo que estamos buscando, indica el final de nuestra búsqueda. Pero cuando “encontramos” a Cristo, es el comienzo de nuestra búsqueda.

La vida cristiana comienza en la conversión; no termina donde empieza. Crece; pasa de la fe a la fe, de la gracia a la gracia, de la vida a la vida. Este movimiento de crecimiento es estimulado por la continua búsqueda de Dios.

En tu andar espiritual, ¿estás pasando de la fe a la fe, de la gracia a la gracia, de la vida a la vida? ¿Está buscando continuamente a Dios?

LEE ADEMÁS → ¿Puede entrar al cielo alguien que ha cometido suicidio? | R. C. Sproul

LEE MÁS ARTÍCULOS DE R.C. SPROUL → CLICK AQUÍ

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

2 comentarios en «¿Está Jesús Tocando al Corazón del Incrédulo? – R. C. Sproul»
  1. Así es! La oveja es encontrada por el Pastor, porque ciertamente, es la oveja quien está perdida, no el Pastor, El rescata lo que se había perdido, El no busca persuadir a la oveja para ver si se quiere ir con El, esa oveja le fue entregada por el Padre, aún más! El pago el precio por esa oveja, la Salvación es de Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.