No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Norman Geisler

Este artículo forma parte de la serie: Respuestas a las sectas

El TEXTO:

Por tanto,  si tu ojo derecho te es ocasión de caer,  sácalo,  y échalo de ti;  pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros,  y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. (Mateo 5:29 RV60)

TERGIVERSACIÓN:

Jesús se refiere aquí al “cuerpo” que es “arrojado al infierno”, y el salmista se refiere a “huesos” que son “esparcidos… a la boca del seol [shéol]” (Sal 141.7). Jacob habló de sus “canas” que descenderían “al seol” (Gn 42.38; cf. 44.29, 31). Sin embargo, Jesús se refirió al infierno como un lugar adonde el alma va después de la muerte y está en tormento consciente (Le 16.22-23). ¿Es el infierno sólo el sepulcro, como afirman los testigos de Jehová y algunas otras sectas (Reasoning from the Scriptures [Razonamiento a base de las Escrituras], 1989, p. 173)?

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN:

La palabra hebrea que se puede traducir como “infierno” (sheól) también se traduce como “sepulcro” o “pozo”. Quiere decir simplemente ―mundo no visto, y se puede referir o al sepulcro, donde el cuerpo permanece sin ser visto después de la muerte, o al mundo de los espíritus, que es invisible a los ojos mortales.

Además, en el Antiguo Testamento, sheól a menudo quiere decir “sepulcro”, como indica el hecho de que es un lugar adonde van “huesos” (Sal 141.7), “canas” (Gn 42.38) y hasta armas (Sal 76.3-5) después de la muerte. Aun se dice que la resurrección del cuerpo de Jesús fue del “Hades” (es decir, el sepulcro), donde no vio corrupción (Hch 2.30-31).

Hay posibles alusiones al “infierno” como un mundo de espíritus en el Antiguo Testamento (cf. Pr 9.18; Is 14.9); el “infierno” (griego: hades) se describe claramente en el Nuevo Testamento como un lugar de espíritus (almas) de los difuntos. Los ángeles caídos están allí y no tienen cuerpos (2 Pe 2.4). Los seres humanos impenitentes están en tormento consciente allí después que mueren y se entierran sus cuerpos (Le 16.22- 23). Al final los que están en el infierno serán lanzados en el lago de fuego con el diablo, donde “serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (Ap 20.10, 14-15). Jesús habló muchas veces del infierno como un lugar de sufrimiento consciente y eterno (cf. Mt 10.29; 18.9; Mc 9.43, 45, 47; Lc 12.5; 16.23).

Tomado de “Respuestas a las sectas” de Norman Geisler p. 126 – 127

Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de todos los continentes. Él tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Barbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.

Le puede interesar:

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.