No olvides compartir con tus amigos ....

Por: William Gurnall

Cuando encuentras algún consuelo en el alma, fuerza en el deber, apoyo ante la tentación, ello destila una dulzura especial en tu vida al considerar a aquel Amigo que ha enviado tales bendiciones. Estas no salen de tu almacén, ni de otra persona.

Es el Padre celestial quien entra calladamente y deja el dulce perfume de su consuelo. Es su Espíritu bondadoso quien sujeta tu cabeza y tranquiliza tu corazón en lo más recio de la prueba. Es su aroma penetrante lo que evita que desmayes en la incredulidad. ¿Qué alma, así consolada, dudaría por un instante del amor y el cuidado de su Padre?

Te pregunto: ¿Qué amigo te ama más? ¿El que sabiendo de tu necesidad te extiende de inmediato un cheque, lo echa al correo y considera que ha cumplido con su deber para contigo, o aquel que lo deja todo, viene a tu casa y no se marcha hasta estar seguro de que se han suplido todas tus necesidades? Y aún entonces no ha terminado; vuelve una y otra vez hasta que la crisis pasa del todo.

A menos que seas demasiado orgulloso para reconocer a tu benefactor, o ames el dinero, ante todo, seguramente preferirás el consuelo del segundo. Dios es esta clase de amigo. Viene a nuestros corazones, mira la despensa, ve lo vacía que está, y envía su provisión para llenarla. «Vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas» (Mt. 6:32-33), y las recibiréis. Él sabe que necesitas fuerza para orar, oír, sufrir por él; confía en él para mantener llena esa despensa.

Dios escoge este método para asegurar que no nos falten las fuerzas. Si se dejaran las provisiones en nuestras manos, pronto seríamos negociantes en quiebra.

Dios sabe que somos débiles, como jarras agrietadas… Si nos llena del todo y nos deja, pronto se sale el contenido. De manera que nos pone bajo la fuente de su poder y nos llena constantemente. Esta fue la provisión que se le dio a Israel en el desierto: él abrió la peña y no solo se aplacó la sed del momento, sino que el agua corrió tras ellos como un arroyo, de forma que ya no se oyeron más quejas a causa del agua. Esta roca era Cristo. Todo creyente tiene a Cristo por respaldo, siguiéndole en el camino, con fuerzas para toda situación y prueba.

LEE TAMBIÉN Cristo padeció dolores por nosotros —William Gurnall

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.