No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Teología sana.

Lo que estaba a punto de suceder en Jerusalén y en el templo [en el año 70] iba a ser horrible, no solo por la destrucción causada por el imperio romano, sino por lo que ese evento  significaría para los israelitas como nación escogida.

Por eso es que Cristo dice, “Jamás va a ocurrir nada semejante” porque ya Israel dejó de ser la nación escogida de Dios. ¡Eso no va a pasar otra vez!

La destrucción de Jerusalén y del templo era la señal visible de que Dios los había desechado como pueblo suyo para siempre.

La viña les será quitada.

Los labradores serán destruidos.

Y Dios dará la viña a otros –a la iglesia- que van a producir los frutos de ella.

Y ahora cuando los judíos se convierten, vienen a ser parte de la iglesia.

Nosotros no somos parte del Israel del Antiguo Testamento. Nosotros somos el “nuevo Israel” de Dios.

ARTÍCULO RELACIONADOEl significado profético de los ataques a Israel – Augustus Nicodemus (+ Video)

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.