No olvides compartir con tus amigos ....

Por John Owen (1616 – 1683)

Ahora bien, ¿acaso no hay debido control de nuestras almas bajo alguna aflicción y por ende de algún beneficio o mejora espiritual, con el fin de que Dios pueda tener la gloria de ello, sino por las consolaciones del Espíritu Santo?

Todo lo que nuestro Salvador les promete a sus discípulos cuando les dice acerca de las grandes pruebas y tribulaciones que debían sufrir, es lo siguiente: «Les enviaré el Espíritu, el Consolador; él les dará paz en mí, cuando en el mundo tengan aflicciones. Él los guiará y los dirigirá, y los guardará en todas sus pruebas».

Y así, el apóstol nos dice lo que pasa (cf. 2 Cor. 1:4-6). Y sin duda Él, bajo las más grandes aflicciones, conducirá al alma al mayor gozo, paz, descanso y contentamiento. De esa manera el mismo apóstol nos dice: «Nos gloriamos en las tribulaciones» (Ro. 5:3). Es una gran expresión. Él había dicho antes: «Nos regocijamos en la esperanza de la gloria de Dios» (v. 2).

Sí, pero ¿qué pasa si muchas aflicciones y tribulaciones nos sobrevienen? ¿Cuál es la causa por la que nos gloriamos —dice él— en nuestras tribulaciones? ¿De dónde proviene que nuestros espíritus tengan un debido manejo tan firme en las aflicciones, como para gloriarse en ellos en el Señor? Él nos dice que procede del «derramamiento del amor de Dios en nuestros corazones por el Espíritu Santo» (v. 5).

Y, por consiguiente, se dice que los creyentes «reciben la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo» (1 Ts. 1:6); y «aceptan con gozo el despojo de sus bienes» (He. 10:34). Esto es a lo que apunto: no hay manejo ni mejora de ninguna aflicción, sino meramente y únicamente por las consolaciones del Espíritu Santo.

¿Es, entonces, de estima o valor a ustedes que no pierdan todas sus pruebas, tentaciones y aflicciones? Aprendan a valorar aquello que resulta provechoso.

LEA TAMBIÉN → Pacientes en la aflicción —Thomas Watson

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!



Un comentario en «La causa del beneficio de la aflicción —John Owen»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *