No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Thomas Brooks ((1608-1680): Predicador Puritano)

Las angustias que los hijos de Dios tienen serán usados para su bien. Dios nunca envía aflicciones a su pueblo sin un buen propósito, aunque al momento no sea posible verlo.

En seguida mencionaré algunos de los efectos que vienen a los piadosos como consecuencia de la aflicción: Aprenden la maldad del pecado; el sufrimiento les hace dar la espalda al pecado; el sufrimiento les hace tener cuidado del pecado en el futuro. El niño que se ha quemado teme al fuego.

Las aflicciones nos ayudan a mortificar el pecado. Las aflicciones son el crisol donde Dios purifica las impurezas de su pueblo. Dios disciplina, corrige y enseña a los creyentes para su bien, a fin de que participen de su santidad. (He. 12:10-11) Aunque la disciplina divina sea al momento dolorosa, produce piedad y trae muchas bendiciones a los creyentes.

Dios está entrenando a su pueblo: Haciendo que estén en una buena y saludable condición espiritual, el sufrimiento es una parte de este entrenamiento. El sufrimiento les hace humildes y sensibles a la enseñanza del Espíritu Santo.

El sufrimiento les hace acercarse a Dios y orar en una forma más intensa y sincera. El salmista dijo: «Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba, más ahora guardo tu palabra». (Sal.119:67)

También el sufrimiento fortalece a los creyentes. Crecen más fuertes en su amor a Dios y hacia su pueblo; crecen más fuertes en fe, esperanza y gozo.

LE PUEDE INTERESAR → Las cosas terrenales no satisfacen al creyente – Thomas Brooks

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.