No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Charles Spurgeon.

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria. 2 Corintios 4:16-17

«¡Todas las dificultades de la vida presente no son más que un día lluvioso en comparación con el sol perdurable!» ¡Cuán de buena gana, entonces, deberíamos soportar estas aflicciones transitorias! No son más que por un momento, solo una llovizna pasajera, ¡y luego el sol brillará para siempre! El tiempo no es nada cuando se compara con la eternidad.

Para el creyente, esta triste vida es como una gota de dolor, desaparecida en un mar de gloria, o es como una brizna de lluvia en un año de buen tiempo. ¡Estas aflicciones leves y momentáneas no son dignas de ser comparadas con la bienaventuranza eterna que nos espera!

LEE ESTO → Conoce aplicaciones cristianas para tu celular que no te puedes perder

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.