No olvides compartir con tus amigos ....

Por: James Buchanan

Este es mi consuelo en la aflicción: que tu palabra me ha vivificado. Salmos 119:50

No son pocos los beneficios de la severa aflicción, ya que esta destruye nuestra confianza en cualquier otro apoyo y rompe nuestras esperanzas de toda fuente, y nos lleva, en simplicidad, a buscar la Palabra de Dios por consuelo. Tampoco es una de las pequeñas recomendaciones de ese precioso Libro, ya que sus personajes se vuelven más brillantes a medida que la oscuridad les rodea; y que, cuando todo otro conocimiento se vuelve insípido o nauseabundo, sus verdades se vuelven más dulces y refrescantes por la amarga corriente de angustia.

La Biblia no puede ser conocida en su excelencia, ni sus deliciosas verdades en su dulzura, ni sus promesas debidamente apreciadas y disfrutadas hasta que, por la adversidad, todos los demás consuelos desaparezcan, y todas las otras esperanzas sean derribadas. Así entonces, cuando la llevemos con nosotros al horno ardiente de la aflicción, como la planta aromática que debe quemarse antes de que se libere el precioso perfume, emitirá una fragancia refrescante, y se disfrutará a medida que nuestros sufrimientos sean grandes.

¡Gloriosa peculiaridad! Otros libros pueden divertir las horas de tranquilidad. Otro conocimiento puede ser suficiente para pasar el corto día de prosperidad, pero solamente este Libro es para la hora del sufrimiento; este conocimiento viene en nuestra ayuda cuando todo otro conocimiento falla. ¡Como las dulces estrellas del Cielo, las verdades de Dios brillan más intensamente en la noche más oscura de la aflicción!

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.