No olvides compartir ...

Arminianismo vs. Calvinismo

[table id=1 /]

  • De acuerdo al Arminianismo:

La Salvación es completada por medio de los esfuerzos combinados de Dios (quien toma la iniciativa) y el hombre (quien debe responder) — siendo la respuesta del hombre el factor determinante. Dios ha proveído salvación a todo el mundo, pero su provisión se hace efectiva solamente para aquellos quienes, de su propia libre voluntad, “escogen” cooperar con El y aceptan la oferta de su gracia. En el punto crucial, el hombre juega el rol decisivo; es así el hombre, no Dios, el que determina quienes serán los recipientes del don de la salvación.

  • De acuerdo al Calvinismo:

La Salvación es completada por él la fuerza todopoderosa del Dios trino. El Padre escoge las personas, el Hijo muere por ellos, el Espíritu Santo hace efectiva la muerte de Cristo al traer a los escogidos a la fe y el arrepentimiento, de esta manera haciéndoles obedecer gustosamente el evangelio. El proceso entero (elección, redención, regeneración) es la obra de Dios y es solo por Gracia. Es pues, Dios, no el hombre el que determinan quienes serán los recipientes de su don de salvación.

Este material fue tomado de Romans: An Interpretive Outline, (Romanos: Una bosquejo interpretativo) por David N. Steele y Curtis Thomas, ministros Bautistas en Little Rock, Arkansas, hacen un contraste de los Cinco Puntos del Calvinismo con los Cinco puntos del Arminianismo en la forma más clara y más concisa encontrada por el Sr. Loraine Boettner. Está también incluida como Apéndice en The Reformed Doctrine of Predestination (La Doctrina Reformada de Predestinación), por el Sr. Boettner. Cada uno de estos libros son publicados por la Presbyterian and Reformed Publishing Co., Phillipsburg, N.J.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!


No olvides compartir ...
Un comentario en «Comparación entre Arminianismo y Calvinismo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Recibe nuestros artículos