No olvides compartir con tus amigos ....

El doctor y director de los Institutos Nacionales de Salud Francis Collins, dijo a CBN News que si la gran mayoría de los estadounidenses se vacunan tan pronto como se ponga a su disposición, el país podría empezar a volver a la vida normal.

Collins, quien es un cristiano devoto, dirigió el equipo que trazó el mapa del genoma humano, que muchos científicos consideran la empresa más importante de nuestro tiempo. Además, Collins escribió el best-seller “El lenguaje de Dios”, que presenta pruebas de la creencia en Dios.

El doctor dijo que la proliferación de las vacunas actuales podría señalar el principio del fin de la pandemia.

«Para mí, como científico que también es cristiano, esto es una respuesta a muchas oraciones», afirmó, «y se siente como si esta fuera la forma en que Dios nos está ayudando a superar esto».

Asimismo, Collins aconsejó a las personas que tomaran cualquier vacuna que se le ofreciera primero.

«Las vacunas, en cuyo desarrollo he tenido mucho que ver, han sido probadas en los ensayos más rigurosos que se puedan imaginar, y han demostrado ser seguras y eficaces», señaló.

A pesar de que vacuna de Johnson & Johnson ha sido criticada por algunos por utilizar en su creación una línea celular procedente de un aborto, el doctor Collins señala que muchos defensores de la vida la consideran ventajosa.

«Ciertamente, la Iglesia católica, representada por el Vaticano, ha dicho que es moral que los individuos se aprovechen de esas vacunas si al hacerlo pueden estar ayudando a salvar vidas, y nosotros creemos que todas estas vacunas pueden salvar vidas», expresó.

Collins también refutó la información errónea que circula en gran medida por las redes sociales y que afirma que la vacuna de Johnson & Johnson contiene células fetales, y explicó que las células del aborto original se han replicado continuamente en un laboratorio hasta el punto de que ahora están a miles de generaciones de distancia.

«Creo que a algunas personas les inquieta la idea de que la vacuna que se les va a poner en el brazo tenga esa historia», dijo. «Pero tiene ese historial de haber sido utilizada de esa manera, y por lo tanto entiendo que algunos miren la vacuna de Johnson & Johnson y piensen: ‘Tal vez esa no es la que preferiría recibir’».

Sin embargo, por ahora las personas no puede elegir qué vacuna colocarse.

«Me resistiría a sugerir que alguien esperara a ponerse la que le gusta, porque eso podría suponer esperar un tiempo y, mientras tanto, la gente puede seguir enfermando», dijo Collins.

Collins considera que las personas que se vacunan es una forma de «amar al prójimo», especialmente a aquellos que tienen problemas médicos que les impiden vacunarse o beneficiarse plenamente de una vacuna.

«No se trata sólo de un egoísmo, ‘quiero asegurarme de no enfermar’», expresó, «Realmente se reduce a: ‘¿Vamos a participar en algo que ayudará a otros a nuestro alrededor?».

Collins considera que las vacunas contra el COVID-19 son un regalo de Dios.

«A los seres humanos, como hijos de Dios, se nos han dado las herramientas de la ciencia para que, por la gracia de Dios, tengamos la oportunidad de aliviar el dolor y el sufrimiento», dijo. «Creo que eso es lo que son y han sido las vacunas todo el tiempo».

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.