No olvides compartir con tus amigos ....

Compilado por: Teología sana.

1. ¿Qué es lo que pasa con nosotros? Bueno, lo que ha desaparecido es la singularidad de la Iglesia. La Iglesia parece ser tanto como otras agencias y otros organismos, o igual que cualquier otra institución. ¡Qué difícil es que haya una diferencia entre la Iglesia y algunas buenas sociedades y organizaciones que pertenecen al mundo! Echa un vistazo a una asamblea, la de cualquier denominación, y luego echa un vistazo a una sociedad política, o a una sociedad cultural. Me pregunto si usted podría ver cualquier diferencia entre ellas, es decir, si no te diste cuenta del vestuario en particular que es afectado por ciertos dignatarios y funcionarios. Si usted ingresa y todos parecían vestirse como todo el mundo, me pregunto si usted se daría cuenta de que hay algo único acerca de la Iglesia de Dios, porque ella es la Iglesia de Dios, y el pueblo de Dios. Mis queridos amigos, hemos perdido nuestra singularidad. Somos buena gente, somos personas respetables, estamos bien vestidos, sí, somos personas religiosas. Oh, pero hay muchas otras agencias de las cuales se puede decir lo mismo, y sin embargo no son cristianos.

2. Los hombres pueden predicar, por desgracia, (conozco bien esto) sin el poder Espíritu Santo, puede exponer esta palabra con inteligencia, pero eso no es suficiente. Necesitamos la demostración del Espíritu y poder. Los hombres pueden llevar a cabo los servicios. Los hombres pueden conseguir conversos. Los hombres pueden añadir a la Iglesia. Lo que un hombre nunca puede hacer, es lo que Dios hace: enviar al Espíritu Santo desde el cielo, el descenso del poder, esta singularidad, esta manifestación especial de la presencia y del poder de Dios.

3. ¿Por qué debería orar por un avivamiento? ¿Por qué alguien debe de orar por un avivamiento? Y la respuesta que primero se da aquí es la siguiente: una preocupación por la gloria de Dios.

4. Somos un pueblo para posesión especial de Dios. ¿Y por qué él nos llamó de las tinieblas a su luz admirable? Sin duda es para que manifestemos sus alabanzas, sus excelencias, sus virtudes. Y por lo tanto, debemos estar preocupados por este asunto principalmente, por el nombre, y la gloria, el honor de Dios mismo.

5. Nos guste o no, es un hecho que el mundo juzga a Dios mismo, y al Señor Jesucristo, y el conjunto de la fe cristiana, por lo que ve en nosotros. Somos sus representantes, somos la gente que tomamos su nombre, somos la gente que habla de él, y el hombre fuera de la Iglesia se refiere a la Iglesia como la representante de Dios.

Le puede interesar Cristianismo contemporáneo | Martyn Lloyd Jones.

6. Nuestra primera preocupación debería ser acerca de la gloria de Dios.

7. La preocupación de hoy es acerca de estadísticas y cifras. La gente está hablando acerca de iglesias vacías, y se habla de medios y métodos para tratar de llenarlas y de conseguir a la gente de nuevo. Ellos están interesados en las cifras, la membrecía, finanzas y en la organización. ¿Con qué frecuencia usted oye que en las conferencias anuales y asambleas, expresaron preocupación por la gloria de Dios, y el honor del nombre de Dios? Usted no lo escucha. Nuestra actitud parece más bien que la Iglesia es una organización humana, y por supuesto, estamos preocupados por lo que le está pasando, como un hombre se preocupa si su negocio no va bien; somos hombres de negocios y estamos preocupados por la institución y la organización.

8. ¿Pesan fuertemente en nuestros corazones, mentes y espíritus cuando miramos la impiedad que nos acorrala, y que el nombre de Dios se toma en vano? ¿Sabemos algo de este celo, este celo santo?

9. No son nuestras instituciones, no es nuestro éxito o fracaso lo que importa; lo principal es la gloria de Dios.

10. Somos tan subjetivos en nuestro enfoque, siempre pensando en nosotros mismos. Y esa no es la forma de orar por un avivamiento. Debemos, en primer lugar, estar preocupados acerca de Dios, su gloria, su honor y su nombre.

11. Me parece que no hay esperanza para un avivamiento hasta que usted y yo, y todos nosotros, lleguemos a la etapa en la que empecemos a olvidarnos de nosotros mismos un poco, para estar preocupados por la Iglesia, por el cuerpo de Dios, su pueblo aquí en la tierra.

12. Muchas de nuestras oraciones son subjetivas y egocéntricas. Tenemos nuestros problemas y dificultades y para el tiempo que hemos terminado con ellas, estamos cansados y agotados, no oramos por la Iglesia.

13. Estamos ante el mundo y decimos que la única esperanza para el mundo es el cristianismo, decimos que la Iglesia y solamente la Iglesia tiene el mensaje que el mundo necesita. Miramos los problemas de la sociedad, nos están gritando, aumentan semana tras semana. Nosotros sabemos que sólo esto es la respuesta. Muy bien, entonces, si sabemos eso y lo creemos, déjeme preguntarle en el nombre de Dios, ¿qué tan frecuente ora para que la Iglesia tenga este poder para predicar este mensaje, de tal manera que todos estos gritos que se levantan contra Dios sean derrumbados a la tierra y aplanados delante de su santa presencia? ¿Cuánto tiempo le da usted a la oración para que los predicadores del evangelio estén investidos con poder del Espíritu Santo? ¿Está usted intercediendo por esto? ¿Le preocupa esto?

Le puede interesar 101 frases anti bíblicas propagadas en la iglesia

14. Tenemos que dejar de pensar en la Iglesia como una reunión de instituciones y organizaciones, y volver a esta idea de que somos el pueblo de Dios. Y que es por amor de su nombre y porque su nombre está sobre nosotros, debemos rogar por la Iglesia. Por su gloria y su honor porque ella es de él.

15. Es un estado terrible para la Iglesia cuando sólo consta de un conjunto de personas muy agradables y respetables que no tienen ninguna preocupación por el mundo.

Todas las notas aquí publicadas son producto de la lectura privada del administrador del blog.

Te invito además a visitar y darle me gusta al perfil en Facebook de Martyn Lloyd Jones, un sitio no oficial administrado por un grupo de hermanos de América Latina que han querido poner en las manos de todo el que visite la página material producido por el doctor Lloyd – Jones, puedes visitar esta página en este enlace.

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.