No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Charles Spurgeon

Los arminianos afirman que Cristo murió por todos los hombres.  Pregúntales qué quieren decir con esto. ¿Murió Cristo para asegurar la salvación de todos los hombres? Ellos responden: “No, desde luego que no”. Les formulamos la siguiente pregunta: ¿Murió Cristo para asegurar la salvación de algún hombre en particular? Contestan: “No”. Si son coherentes, estarán obligados a admitir esto. Ellos niegan: “No; Cristo ha muerto para que cualquier hombre pueda ser salvo si”… y a continuación enumeran ciertas condiciones de la salvación.

Entonces decimos que volvemos a la vieja declaración: Cristo no murió para asegurarle la salvación a nadie, más allá de toda duda, ¿no es así? Usted tiene que replicar: “No”; está obligado a reconocerlo… Ahora bien, ¿quién limita la muerte de Cristo? Usted mismo. Afirma que Cristo no murió para asegurar infaliblemente la salvación de nadie. Perdón, pero cuando señala que limitamos la muerte de Cristo, respondemos: “No, mi querido señor, es usted quien lo hace”.

Afirmamos que Cristo murió para asegurar  infaliblemente la salvación de una multitud incontable, quien por medio de la muerte de Cristo no solo puede ser salva, sino que es salvada, debe ser salvada, y no puede en modo alguno correr el riesgo de ser otra cosa que salvada. Gracias por su expiación; puede guardársela. Nosotros no renunciaremos nunca a la nuestra solo porque sí.

Fuente: Particular Redention; 4: 135.


Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.