No olvides compartir con tus amigos ....

Por: Paul Washer

Yo amo a mi esposa, tengo una hermosa esposa amo mi matrimonio pero todo esto no es el fundamento de ello. Si mi esposa sufre un terrible accidente mañana y queda terriblemente deformada, no me iré, porque nuestra relación no está basada en su apariencia.

Está basado en el eterno orden de Dios y el llamado para mi vida. Pero si ella sufre un accidente mañana y quedara terriblemente deformada tengo que dejar la mayor parte de mi ministerio solo para cuidarla, mi vida aun está llena de propósito porque mi propósito entonces sería cuidarla porque ella no podría cuidarse a si misma.

Ustedes dicen: “bueno ¿y qué pasa con el ministerio? El ministerio no es mi meta, hacer la voluntad de Dios es mi meta, y ser conformado a la imagen de Cristo es mi meta sin importar lo que eso signifique o conlleve.

Si mi esposa es una persona dulce y maravillosa, entonces ¡aleluya! Pero si ella actúa como una mujer enojona y amargada, yo no iré a ningún lado, no voy a llorar porque no hay propósito en mi vida. Voy a darme cuenta que Dios aún usa eso para conformarme a la imagen de Cristo. Ese es el fundamento de mi matrimonio.

LEE ADEMÁS → Las responsabilidades en el matrimonio – Paul Washer

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebook ,  nuestro canal en Youtube  y en  Telegram . ¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *