Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Por: Charles Spurgeon

«Y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!». Mateo 14:30

Los siervos del Señor, cuando se están hundiendo, recurren a la oración. Pedro olvidó orar al emprender su atrevido viaje, pero una vez que empezó a hundirse el peligro le hizo clamar; y, aunque su clamor se produjo tarde, no fue demasiado tarde. En las horas de dolores físicos y de angustia mental, nos sentimos llevados a la oración de un modo natural, como las olas llevan al náufrago a la orilla. La zorra corre a su cueva para protegerse; el pájaro vuela al bosque para refugiarse y, de la misma forma, el creyente probado se apresura a ir al propiciatorio para hallar seguridad. La oración es el gran puerto de refugio celestial: miles de naves sacudidas por las tormentas hallaron allí su refugio. Así que, cuando se acerque alguna tormenta, será prudente que nos dirijamos a ese puerto a toda vela.

Las oraciones cortas son suficientemente largas. La petición que Pedro formuló constó solo de dos palabras, pero fueron suficientes para su propósito. Lo deseable no es la extensión, sino el poder. Un sentido claro de nuestra necesidad puede enseñarnos a ser breves. Si nuestras oraciones tuviesen menos plumas de la cola —que indican jactancia— y más de las alas, serían mucho mejores. La verbosidad es a la oración lo que el tamo al trigo. Las cosas preciosas se colocan en espacios reducidos, y cuanto hay de verdadera oración en una larga plegaria, podría expresarse en una petición tan corta como la de Pedro.

Nuestras necesidades son las oportunidades de Dios. En cuanto un vivo sentimiento de peligro arranca de nosotros un clamor angustioso, el oído de Jesús oye en el acto (pues en él, el oído y el corazón son una misma cosa) y su mano no se tarda. Nosotros apelamos al Maestro en el último instante, pero su diligente mano compensa nuestra tardanza con una acción instantánea y efectiva. ¿Estamos a punto de ser arrastrados por las turbulentas aguas de la aflicción? Levantemos nuestras almas al Salvador y descansemos seguros de que él no permitirá que perezcamos. Cuando no podemos hacer nada, Jesús lo hace todo. Pongamos a nuestro lado su poderosa ayuda, y todo irá bien.

Tomado de “Lecturas vespertinas” pág. 23

LEA ADEMÁS → ¡El día de descanso se acerca! – Charles Spurgeon

Síguenos en nuestras redes sociales! Si te gustaría obtener más información, noticias, artículos, videos y palabra de Dios puedes seguirnos en nuestra página de Facebooknuestro canal en Youtube y en Telegram¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *